Hôtel de Ville - Pignan © 3M

Pignan

En resumen

  • .Abadía de Vignogoul
  • .Fiesta de la aceituna
  • .Mediateca La Gare
  • .DOC Languedoc

Situado a 10 km al oeste de Montpellier, Pignan oculta muchos tesoros. El castillo, convertido en ayuntamiento, dotado de un jardín abierto al público; la abadía de Vignogoul, cuya iglesia se visita y acoge conciertos, corales y bailes sagrados; la viña por supuesto; y la aceituna, una tradición celebrada cada año en octubre durante la fiesta de la aceituna.


El pueblo de Pignan conservó numerosos testimonios de su pasado medieval: callejones tortuosos, paseos cubiertos, pequeños patios, casas acurrucadas las unas con las otras, el torreón cuadrado del siglo XI, llamado Torre común, vestigio del primer castillo feudal …

A descubrir : el parque del castillo de Pignan, abierto al público. De estilo Luis XIII, el castillo convertido en ayuntamiento fue construido en el siglo XVII por Daviler, arquitecto del arco de triunfo de Montpellier.

Hay que ver también, la abadía de Vignogoul.
Edificada en los siglos XII y XIII, esta abadía cisterciense estuvo ocupada por religiosas hasta la Revolución. Volvió a estar ocupada a partir de los finales del siglo XIX, varias congregaciones se suceden hasta la llegada de las franciscanas en 1930 que fundaron allí un orfanato.

Hoy, las religiosas dejaron definitivamente los lugares pero subsiste allí una casa de niños.

Sólo se visita la iglesia abacial y el jardín alimenticio donde se cultivan verduras antiguas (informarse sobre los períodos de apertura).

La aceituna de Pignan

La aceituna es una tradición a Pignan. 
Su cultura se desarrolló muy ampliamente en el siglo XIX. El pueblo contaba entonces siete almazaras. Pero el terrible invierno de 1956 destruirá numerosos árboles. 
Una variedad que resistió será mantenida y desarrollada: la rougette de Pignan, que hoy día es una exclusividad de la cooperativa oleícola del pueblo.

Más información sobre Pignan

 

Síguenos