Ambiance festive à Montpellier © Ambiance festive à Montpellier - crédit Ray Demski attitude

Montpellier, una ciudad joven



Se grita en todos los idiomas, en el patio de la Panacée.

 Este viernes por la tarde, como cada tarde de miércoles a sábado, el centro cultural contemporáneo les abre sus puertas a los juerguistas. Estudiantes extranjeros, jóvenes empresarios, parejas jóvenes y familias se encuentran allí para saborear " patatas bravas" que hacen la popularidad del lugar desde hace varios meses...

 "Es un lugar estupendo en Montpellier, cuenta Sami, que es para él su lugar de predilección. El verano, en el patio, bajo los árboles, hay un clima tranquilo, tenemos la sensación de estar lejos de la muchedumbre del centro de la ciudad, mientras que estamos solo a dos pasos... Y el invierno, nos calentamos bajo el armazón de madera del bar...

 "Y la Panacée no es una excepción: Montpellier está lleno de  lugares para ir de fiesta. Es verdad que con unos 70 000 estudiantes y un habitante sobre dos con menos de 30 años, la capital del Herault es una ciudad decididamente joven.

Y cuando los bares cierran las puertas a la 1 de la mañana (las 2 durante el verano), la juerga sigue en discotecas. Sin esperar, nos montamos al Amigo, el autobús gratuito que trae a los juerguistas sobre el dance-floors de la Metrópoli.

Espace Latipolia, avenida Raymond-Dugrand, Lattes, o centro de la ciudad de Montpellier, las ocasiones de irse de fiesta no faltan en la metrópoli.

"Montpellier es la ciudad ideal para irse de fiesta, se exclama Jordan, un estudiante de la Facultad de Letras que no se pierde ningún sábado para salir. ¡Hay para todos los gustos, para todos los bolsillos y hay una verdadera mentalidad de juerga! "El Heat, el Fizz, el Panamá Café, la Ópera, el Milk o el Cargo hacen bailar a miles de montpellerinos cada fin de semana.

"Es una de las capitales del electro, añade Laurie, aficionada de sonidos tecno. Si es su música, y que le gusta cuando hay nivel, hay montones de direcciones o de eventos que hay que conocer. “En  diciembre, unos 30.000 juerguistas van a disfrutar de los sonidos de I Love Techno Europe, evento de  electro indoor más importante de Europa: " Montpellier es la cuna de la música electrónica, y no puede imaginar estar en otro lugar que Montpellier ", confía Armel Campana, organizador del festival, que atrae figuras famosas que vienen del mundo entero.

También, si usted prefiere " el outdoor ", Family Piknik es lo que busca. Instalado a mediados del verano, al parque Montcalm, esta dulce locura electro seduce a aficionados de música electrónica de toda Europa. Sin olvidar a Tohu Bohu, la otra cara electro del festival Radio France, que hace “saltar” Montpellier cada año. ¿Pues, se viene de fiesta a Montpellier?


Cada año, Montpellier ocupa las primeras plazas del palmarés de "l’ Etudiant " de las ciudades universitarias donde es grato estudiar. Con 70.000 estudiantes, universidades fuertes  con proyección mundial y grandes escuelas prestigiosas, la capital del Hérault es un lugar fantástico para estudios universitarios post-bachillerato.

Cuadernillo de apuntes bajo el brazo, fuimos al encuentro de estudiantes en el campus, para pedirles por qué era tan grato elegir Montpellier para sus estudios. "Primero, el clima, reconoce Juliette, que acaba de empezar una licenciatura de psicología en la Universidad Paul-Valéry. El sol, es bueno para motivar las tropas. Empollar los cursos a la sombra de los pinos, sobre los céspedes de la facultad, o en los pequeños cafés del centro de la ciudad (foto). Es bastante agradable.

Para Karine, que empieza un máster II en la facultad de ciencias, los campus efectivamente son " muy apacibles "." Las facultades son amplias, no estamos los unos sobre los otros cuando queremos trabajar, sea en la biblioteca o en los pasillos, dice la joven mujer. Y las infraestructuras no faltan. "

El mismo entusiasmo por parte de Peter. Este estudiante inglés, que acaba de llegar a la Facultad de Letras, está muy asombrado del ambiente que reina sobre el campus.

«Por todas partes, pasa algo en las universidades de esta ciudad: tenemos estudiantes la nariz en los libros, otros que rascan las guitarras, los que cantan, que dibujan, otros que charlan o que se comen las comidas con rapidez... Es una verdadera pequeña ciudad dentro de la ciudad. "

En Montpellier, venimos también para estudiar porque sabemos que aquí, hay una efervescencia como en ninguna otra parte. Cualquiera que sea su campo de predilección, siempre hay algo que se prepara... «Vine para empezar mis estudios universitarios de ingeniero en Montpellier porque sabía que había muchas grandes empresas, como Dell o IBM, y hasta montones de start-up prometedoras, que son susceptibles de contratarme más tarde ", explica Thomás, 19 años.

 La misma reflexión para Julia, que se lanzó en unos estudios universitarios de artes del espectáculo a la Facultad de Letras. «Esto me permite tener una formación más teórica sobre los bancos de la universidad, e ir a probar sobre pequeñas escenas, nos confía. Hay una verdadera efervescencia en el tema: hay muchos café teatros y trupas teatrales, que buscan a jóvenes actores.

Por todo esto, Montpellier seduce cada año más estudiantes, que vienen de toda Francia y hasta del mundo entero.

Síguenos